MINIAUTOBIOGRAFÍAS: DOS MIRADAS ENTRECRUZADAS

A continuación, si nos dedicáis unos segundos de vuestro valioso tiempo, nos gustaría contaros en unas pocas palabras, la razón de que la fotografía se haya convertido en el eje que mueve nuestras vidas.

La fotografía para bodas la entendemos desde una mirada creativa y personal, alejada de la visión que estamos más acostumbrados a ver.

Casi la trabajamos, como un reportaje periodístico, donde vosotros vais a ser los personajes, y nosotros vamos a buscar, aquellos momentos con los que podáis recordar uno de los momentos más importantes en la vida de una pareja, sin apenas daros cuenta, ni notar nuestra presencia en exceso.

Mi relación con la fotografía viene desde mi infancia. La necesidad de captar aquellos momentos únicos e irrepetibles de la vida que casi pasan desapercibidos ante la mirada, ha sido, una pasión que he ido alimentando con cada fotografía realizada a lo largo de los años.

La búsqueda de ese reflejo, donde la fotografía capta desde la emoción hasta la imaginación.

Las fotografías son recuerdos, recortes, trazos de luz que intento captar con cada disparo.

Esta gran pasión, la he tratado de convertir en profesión. La trabajo día a día, buscando en una continua formación y en un intenso estudio de los trabajos de vanguardia, nuevos caminos para trazar nuevos métodos de trabajo.

Hasta ahora, hemos tenido la gran suerte, de que numerosas parejas, nos han permitido acompañarles en este día tan importantes de sus vidas.

Cada reportaje es distinto, es único, como cada uno de vosotros.

Pero todos llevan la esencia de captar aquellos momentos esenciales, donde las emociones trascienden a nuestra cámara.